miércoles, 6 de octubre de 2010

Hacerme la película

(Hoy estoy loquita y cambié la tipografía)


Estoy sorprendida de lo mucho qe me afectan las historias de amor de la ficción, o la no ficción de la teve, o las historias de amor de la vida real que miro como desde una pantalla. 
Es muy gracioso, yo miro y me siento la mas gila. Ayer nomás, en el programa de Tinelli Peter y Paula Chavez se dieron un beso (muy trucho), y yo tarde quince minutos mas solo para quedarme mirándolos con cara de tonta. Personas muy poco relevantes, y la verdad que nada me importa lo que hacen o dejen de hacer; pero me convocaba ver si se iban a dar un beso, o ver como se miraban. Una estúpida.
También me pasa cuando miro películas. El Sr. Darcy estaba enamorado de Elizabeth, y ella no le daba bola. Eran las 3 de la mañana cuando la enganche en algún canal, pero no pude dormirme hasta no ver que ella reconocía que lo amaba y terminaban juntos. Y después de ver que, efectivamente, eso pasaba; me enamoré de la película. Me gustan más las películas, o los programas de televisión, cuando tienen una historia de amor de por medio. Y me molesta demasiado que los protagonistas den vueltas, y termine con un básico beso, cuando podrían hacer algo mucho mas interesante. Y mejor no digo nada de cuando nisiquiera eso pasa.
Creo que no me gusta mucho el cine por eso. Quiero que todas las historias terminen felices, y saber como siguen. Reconocí hace poco, que mi poco agrado por las películas era porque, inconscientemente, me ponía mal que terminarán y volver a la realidad (bien para analizarme jajaja). Me atrevería a decir, que no solo no me gusta que terminen, sino que no quiero dejar de saber de esas historias de amor.
Enserio, creo que es muy estúpido lo que estoy diciendo, pero muy enserio. Y no entiendo el sentido que tiene qe me emocione tanto ver felicidades ajenas, y hasta podría decirse que irreales. Yo no soy así en la vida real. Como que mi inseguridad y realismo extremo selectivo no creen que esas historias puedan existir. Otra cosa que descubrí hace poco es que soy muy anti, pero MUY. Si de algo no puedo quejarme es de que estoy sola. Al 99% de los chabones que se me acercaron últimamente los hice volar de una o, con suerte, después de algún intento. 
Blog, vos que estás funcionando como diario intimo, no podrías explicarme que sucede? me emociono con las historias de amor, pero me voy corriendo de las historias de amor.
Estoy cada vez mas psiquiátrica. Creo que quiero vivir en una película, donde las cosas que uno alguna vez quiso siempre vuelven, de la manera mas impensada. Es mas, no solo vivir en una película, quiero volver a hacerme la película.

4 imaginantes:

Desde el Valle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maru dijo...

Valle, me robaste las ideas de la cabeza.
This is exactly how I feel.
Si me dieran a elegir, mi vida ocurriría en una película, o en un libro. Uno lleno, no solo de una fantástica e irremediablemente predestinada historia de amor, sino de aventuras y hasta, si es posible, magia.
Cosas que, en la gris realidad, no me animo a vivir. Tal vez lo único que necesito es una dosis del coraje de las heroínas de los libros y películas...

Pero, créeme, en esta no estás sola. Ni por asomo.

savagge dijo...

Yo quiero vivir una historia como la de Diario de una Pasión. En la vida esas cosas nunca pasan, maldita vida real, o maldita ficción que nos muestra cosas imposibles!!

Anónimo dijo...

lo mas feoo s qe eso solo pasaa em las peliculass..qiem ama de verdad oi.¿?

Publicar un comentario